Louise Bourgeois
 Entre la histeria y la dualidad maternal

 Louise Bourgeois fue una narradora de su vida, quizás una de las más sinceras en el plano artístico. Francesa de nacimiento y americana de adopción, rondó varios movimientos artísticos sin poderse catalogar en ningún estilo particular, gracias a la envergadura de su obra y su trayectoria siempre independiente. Su sinceridad en la obra viene dada por ser puramente autobiográfica, siempre haciendo alusión a su interior, haciendo revisiones de su problemático pasado infantil, ya que para ella, ese pasado era su inspiración. Los recuerdos traumáticos con su padre marcarán una parte de su obra y el amor y homenaje hacia su madre otra. Nunca abandonó sus temas que ahondaban en lo frágil, la ansiedad o la pérdida de control, aunque si evolucionó su manera de presentar los temas, pasando por trabajos en madera y restos orgánicos encontrados a materiales como el mármol,el bronce o las telas. 

Arco de Histeria
Arco de Histeria

 Sus "celdas" exploran aquellos recuerdos traumáticos y desagradables de su padre. Son precisamente eso; la angustia y el dolor, tanto físico como psicológico. Sus instalaciones nos provocan, nos tientan a mirar. Ella desea que seamos intrusos dentro de esos pequeños anexos, en esos espacios de tensiones. La utilización de sus propios objetos cotidianos, las figuras femeninas en tensión y los elementos industriales pesados, hacen que el espectador sienta la angustia, que se asfixie. 

Arco de Histeria - Centro Andaluz de Arte Contemporáneo
Arco de Histeria - Centro Andaluz de Arte Contemporáneo

 Esa impresión es la que causaba la obra El arco de histeria, del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Recuerdo experimentar una sensación agobiante en esa celda, en medio de una habitación en soledad. Una mujer sin cabeza ni brazos que se arqueaba alzando el pubis sobre una camilla con una sábana en la que podía leerse repetidamente "Te Amo", un mensaje contradictorio o cuanto menos chocante en ese entorno. Grandes paneles de acero cerraban el espacio. Sin embargo, lo más cargante era una gran pieza industrial que si no recuerdo mal la había recuperado del muelle de Nueva York. Además de esta sofocante atmósfera, encontramos implícito el tema de la sexualidad, como un juego de dualidad, como siempre nos presenta Bourgeois, el miedo o la inseguridad frente lo frágil o sexual. 

Maman - Guggenheim, Bilbao.
Maman - Guggenheim, Bilbao.

 Con sus conocidas estructuras de arañas, rinde homenaje a su madre, a su amor maternal y a la dedicación de esta a su familia. Pero no hay que dejarse engañar, la araña no es el animal con el que relacionaríamos a una madre. Es tejedora, igual que lo era su madre y encontraba en las arañas más cualidades como las de su madre, pues son consideradas; sencillas, ordenadas, dedicadas y trabajadoras pero también son cazadoras, usan la seda para el capullo y también como red asesina, son un nido y una cárcel, son protección y son peligro. Siempre la dualidad. Es una sensación extraña y monumental la Maman de los exteriores del Guggenheim de Bilbao, colocarse entre sus enormes patas y observar como contiene todos esos huevos en su cuerpo. No deja indiferente a nadie. 

Mother and Child - 2001 - CAC Málaga
Mother and Child - 2001 - CAC Málaga

 Su última etapa la he descubierto recientemente. Pocas obras me han provocado tanta ternura como la maternidad que descubrí en el CAC Málaga. El torso de una madre tumbada, tranquila y relajada, haciendo de soporte, de nido y plataforma en la vida. Un bebe tumbado bocabajo, como alimentándose de su energía, también tranquilo. Una escena tan suave como los materiales de su fabricación. Era tan distinto al trabajo que conocía de ella que decidí investigar que provocó ese giro. 

 Su obra fue cambiando al llegar a los ochenta años, parece ser que la consciencia de su propia mortalidad la llevaron a cambiar su iconografía y sus materiales. Atrás quedaron esas mujeres rígidas, ahora son flexíbles, hechas de toallas o sábanas, con varias capas. Son blandas para recordarnos al hogar, a la familia y en definitiva a la simbiosis madre-hijo. Se dice que el hilo de sus esculturas es el cordón umbilical con el cual ella, de manera simbólica, se vuelve a unir con su madre. Pero como pasaba con las anteriores dualidades, asimilar el origen de la vida se convierte en un símbolo del paso del tiempo, de lo que ya es maduro y no vuelve a verde y por tanto la proximidad de la muerte.

 No quiero cerrar esta entrada sin contar un par de datos sobre su obra reivindicativa. En primer lugar fue miembro del Grupo Contra la Censura, un colectivo feminista anti-censura fundado por la artista Anita Steckel que defendía e uso de imágenes sexuales en el arte. En segundo lugar, en 2010, utilizó su arte para hablar a favor de la igualdad para las Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgénero (LGBT). Ella creó la pieza "Acepto".

agonía, angustia, artefemenino, arteautobiografico, autobiografico, bourgeois, escultura, escultora, expresionismo, empoderada, empoderadasdelarte, empoderadas, femenino, feminismo, louisebourgeois, maternidad, pintura, pintora, mujerartista