Raquel Paiewonsky
 Entre el peluche erótico femenino y la relación con el entorno

 La suavidad de sus obras, la aparente simpleza y lo puramente cotidiano se traduce en trabajos de gran impacto (sobretodo visual) y denota una trabajada reflexión acerca de lo que nos rodea bajo los conceptos artísticos de Raquel Paiewonsky.

 De esta artista dominicana puede decirse que ayudó a transformar el concepto artístico en su país. Más que ayudar, promovió desde dentro ese cambio y gracias a su esfuerzo (y a los de otros artistas emergentes como los de su colectivo Quintapata) se ha convertido en un referente mundial del arte conceptual.

 Seguramente por los medios que utiliza ha llamado mi atención, porque realmente contiene muchos elementos que pueden asociarse a artistas como Louise Bourgueois o a Annette Messager y es que cuando el tratamiento del cuerpo, lo femenino o el tema infantil están tan marcados es inevitable pensar que es deudora en parte de estas grandes artistas (que me apasionan y de hecho les he dedicado un post a cada).

 Por comparar un poco, hay cierto paralelismo entre Madre y niño una de las obras de la última etapa de Bourgueois y las Tetas mentirosas de Paiewonsky. El medio cálido y blando que ambas utilizan en sus obras es apreciable y la sensación que desean despertar en el observador está clara. La maternidad femenina (no como la famosísima araña Mum), realizada con paños suaves donde el niño se encuentra a salvo y las tetas de peluches casi infantiles pueden verse semejanzas, pero ni que decir tiene que el mensaje sea parecido. 

 En el caso de Bourgueois es una obra muy depurada en la cual reflexiona acerca del poder maternal y donde enlaza con su obra más autobiográfica, rebuscando en su infancia, la relación con su madre y su papel como madre en la vida. Sin embargo en la obra de Raquel Paiewonsky, parte de esa femeneidad utilizando el sentido más sexual para explorar su relación con el medio que las rodea, una obra muy atrevida que busca ir más allá.

Louise Borgueois – Mother and Child, 2001 - CAC Málaga
Louise Borgueois – Mother and Child, 2001 - CAC Málaga
Raquel Paiewonsky – Tetas mentirosas © Raquel Paiewonsky
Raquel Paiewonsky – Tetas mentirosas © Raquel Paiewonsky

 Dicho todo lo anterior, la obra de Raquel Paiewonsky es fascinante. Utiliza todo tipo de medios desde la escultura, la performance, la fotografía, como diferentes tipos de elementos; telas, muñecos, prendas de vestir, etc. Da la sensación de que es una búsqueda incansable de superación y que ha ido traspasando sus propias fronteras. En el camino ha encontrado ciertos elementos que se han convertido o se irán convirtiendo en inconfundibles, en su iconografía propia, es el caso de Muro de tetas, obra realizada en el año 2009 y que incluye unos 2000 pechos de peluche bordados a mano y que no deja indiferente a nadie

R. Paiewonsky - Muro de Tetas, 2009  (detalle)
R. Paiewonsky - Muro de Tetas, 2009 (detalle)

 El pecho en todo caso, además de convertirse en un icono de su obra, es una canalización sobre lo que desea reflexionar. Utiliza los senos femeninos para reflexionar como se relacionan con el medio. Entra en juego la interacción del observador con ellas, la sorpresa, el choque de lo erótico pero blando casi infantil, el tabú, la sexualización de la mujer. Una serie de sensaciones que Paiewonsky desea sacar y reflejar. Un caso parecido en su obra son las antes mencionadas Tetas mentirosas. 

 En esta misma línea, donde sigue utilizando el pecho femenino como expresión, tenemos la instalación Inopia. Representando un dormitorio donde predomina el color blanco, que transmite serenidad y se ve interrumpido por una multitud de senos colocados estratégicamente por toda la superficie de la obra. Denota un claro contraste entre lo hogareño y la extrañeza de esos senos casi vigilantes probando una vez más al espectador frente la obra y lo que le rodea. 

 Otro de los conceptos con los que investiga y que se pueden percibir en su obra es la reminiscencia infantil, por ejemplo, Manto de ojos y Mutantes. En ambas el uso de muñecos o partes de ellos, como medio refleja ese carácter que ha pasado de ser algo infantil a algo más profundo, más oscuro si cabe. Manto de ojos, es una pieza que no me sorprendió demasiado, pero a medida que fui entendiendo el concepto donde quería llevarme me encantó, convirtiéndose en una de mis obras conceptuales favoritas, pues representando algo tan antiguo como el manto protector, lo que nos esconde, lo que tapa, con esos ojos y esos agujeros del propio crochet casi que la idea en si misma se concibe y desaparece. 

Raquel Paiewonsky - Instalación Inopia
Raquel Paiewonsky - Instalación Inopia
R. Paiewonsky - Manto de Ojos, 2012
R. Paiewonsky - Manto de Ojos, 2012

 Para terminar este repaso, encontré el otro día una exposición muy especial de su obra, im.propia, del Centro cultural de España en Santo Domingo, del año 2012. Aunque fue una exposición muy amplia me gustaría destacar, sus personalísimas fotografías donde trabaja con el cuerpo humano desnudo, interactuando lo masculino con lo femenino, mezclándose, relacionándose, siguiendo con su idea del cuerpo como medio y su entorno. También unas polémicas fotos de niñas sexualizadas que ayudan a dar voz al problema de la prostitución en la República Dominicana.

R. Paiewonsky - Contenedor de ideas - 2012 im.propia
R. Paiewonsky - Contenedor de ideas - 2012 im.propia

 Sin duda, estamos ante una de las mejores artistas contemporáneas del momento. Una mujer revolucionaria y con una línea de producción clara, que ha reflexionado acerca de los femenino, lo infantil, los problemas que se enfrentaba en la sociedad, sobre el medio que nos rodea y las relaciones que establecemos con él. Una artista maravillosa a la que os invito que conozcáis con más profundidad porque seguramente no os defraudará. 

#arteconceptual #empoderada #empoderadas #empoderadasdelarte #artefemenino #femenino #impropia #paiewonsky #raquelpaiewonsky #republicadominicana #santodomingo #tetas #paiewonskytetas #mujerartista